domingo, 22 de mayo de 2011

El desafío del "equilibrio emocional"

"Equilibrio emocional" una expresión que se ha prestado a tan malas interpretaciones que ha llegado a lo irreal. Es bueno que un niño ría..., pero no demasiado; es bueno que llore..., pero sin excesos; es bueno que un niño corra y juegue..., pero sin abusarse porque hace mucho ruido.  Es bueno que el niño tenga momentos de silencio y tranquilidad (y así descansamos los adultos)..., pero cuidado es mucho, porque podría estar enfermo!   
Desde niños nos acostumbraron (o cabría mejor la palabra "obligaron") a vivir en un continuo "equilibrio emocional", como si existiera una norma, una regla inmutable, un principio contundente que determine como se mide ese equilibrio.


Cuando una persona, por la razón que fuera, se "sale" del patrón de equilibrio emocional, generalmente es vista con malos ojos, es una persona extraña, "rara"; porque no es todo lo seria, todo lo alegre, todo lo triste, todo lo luchadora, todo lo ágil... en fin, todo lo "equilibrada" que el mundo quisiera (lo cual es falso, porque quién no tiene su mal día?).   Debemos de ser sinceros: NO EXISTE UNA PERSONA  10%  equilibrada emocionalmente, simplemente porque la fluctuación es normal en el ser humano, lo que existen son "parámetros" indicadores de las oscilaciones emocionales, pero nada más.  
Quien tiene la tensión arterial cien por ciento estable?  No es verdad que existen ciertos "parámetros" para determinar cuando se sale de lo común? y si es así, acaso con una pastilla pequeña e insignificante no se puede regular la hipertensión o la hipotensión arterial?  No es cierto que con un medicamento aquel que se encuentre fuera de los parámetros de estabilidad arterial, puede regularse y continuar su vida normal?  De igual manera podríamos hablar del azúcar en la sangre (niveles de glicemia), de la hemoglobina o del nivel de la glándulas suprerrenales?


Sin embargo, ¿quien se preocupa porque su vecino de la casa del lado tenga hipertensión?  ¿Sabemos si el niño o el adolescente que se sienta en el banco junto a nuestro hijo tiene alto el nivel de azúcar en la sangre?   Pero, seamos sinceros, si nos diéramos cuenta que un amigo o amiga padece de desestabilidad en sus emociones pasando de sentimientos depresivos a sentimientos exaltados, es decir, que padece de una enfermedad llamada Trastorno Bipolar (incluyendo la Ciclotimia) ¿por que nos causa más temor?  ¿Por que los que padecen esta enfermedad tienen que andarse escondiendo y ver como personas que se decían "sus amigos" le dan la espalda?  ¿Por qué hoy que la ciencia ha avanzado tanto, para muchos es un peligro que se enteren en el trabajo, en el barrio, en el colegio, en el grupo de amigos?


Dios nos ha creado como seres integrales y nos ha hecho "a su imagen y semejanza" (cfr. Gen. 1,26) y más aún, envió a su Hijo Jesucristo para salvar a todo hombre y mujer y no sólo restaurarle su dignidad (que había perdido por el pecado) sino para que fuera llamado "hijo de Dios".   Hijo de Dios todo él, son su cuerpo, con su desarrollo intelectual, pero también con sus sentimientos... el mismo Jesús que rió con sus discípulos y lloró ante la tumba de su amigo Lázaro, el que muchas veces se quedaba callado hablando interiormente con el Padre, el mismo que se enfadó y tiró las mesas del templo cuando vio que corrompían la casa de su Padre... El mismo, el hijo de Dios ha venido a restaurar todas las cosas y enseñarnos que el amor lo vence todo y que una enfermedad no nos condiciona; que poseemos un valor y una dignidad que ningún prejuicio podrá derrumbar... 


Somos grandes y valiosos para Dios, no importa cuantos medicamentos tengamos que tomar, o si tenemos que dormir las 8 horas al día, o si debemos de hacer 1 hora de caminata, no importa como nos sintamos, hay una verdad que esta por encima de nuestros "pensamientos negativos":  DIOS NOS AMA INMENSAMENTE!!!

viernes, 20 de mayo de 2011

La razón de este Blog...!!!

Como su nombre lo indica, este blog está dirigido a personas que tengan cierta vinculación con la enfermedad denominada "Trastorno Bipolar" (incluyendo el Trastorno Ciclotímico) estas personas pueden ser los propios pacientes, familiares, amigos o aquellos vinculados a quienes padecen la enfermedad.


La segunda característica importante para los que participen en este blog, es que crean firmemente en que la "persona" es un ser integral y por lo tanto todo lo que le afecte a la misma, toca diferentes ámbitos de esa integridad.


En el caso del Trastorno Bipolar al ser una enfermedad de tipo neurológica y al tener que ver con los "estados de ánimo", obviamente contemplará también aspectos mentales y emocionales, y sin lugar a dadas aspectos espirituales (dada nuestra integridad).  Por consiguiente es indispensable que tanto los que padecen la enfermedad como quienes conviven con ellos, tengan claro que además de la ayuda farmacológica (el acompañamiento médico y el fiel cumplimiento con los medicamentos que tratan de estabilizar el estado de animo) y del apoyo terapéutico (incluyendo los grupos de apoyo y la psicoeducación); existe un elemento muy importante, cual es el desarrollo y crecimiento espiritual que permitan ver la enfermedad NO COMO UN CASTIGO, sino como una eventual circunstancia que nos acompaña toda la vida, pero con quien podemos aprender a convivir en completa armonía.  Es necesario poder llegar a creernos que somos inmensamente amados por Dios y que ese amor está por encima de nuestra limitación o enfermedad...


Quizás sea un objetivo un poco ambicioso, pero la realidad es que cada vez constato, por mi mismo, y por las experiencias de muchos que voy conociendo en el camino de la vida, que el camino de la "montaña rusa" puede ser llevado de mejor manera si espiritualmente nos dejamos fortalecer y acompañar por Dios, descubriendo muchas veces que nuestras emociones pueden ser un icono del amor de Jesucristo en la Cruz.


Me disculpo de antemano, no soy un experto en hacer blog, esta idea surgió primero como un pequeño grupo en fecebook, pero por el apoyo y la solicitud de muchas personas que se han unido a él, hoy nace como blog que busca enriquecerse con las experiencias de todos y todas (por los que les agradezco de antemano su colaboración).  


Simplemente con el hecho de que este blog le sirva a una sola persona (como ya ha sucedido) a poder llevar de mejor manera su enfermedad; o a descubrir a Dios que está presente ahí en la euforia o en la depresión, o se convierta en un medio de intercambio, comunión y catarsis, habrá valido la pena.




Dios los bendiga!!!